20210604_224216.jpg

Sebastián Sainz

LA VISIÓN

De chico descubrí que escribiendo podía canalizar mis emociones. Esos eran momentos de mucha intimidad e información propia que podía no entenderla del todo. Con el correr de los años fui estudiando y empezando proyectos que no terminaba. Despunté la pasión los años en que trabajé de periodista deportivo, escribiendo notas, crónicas y demás artículos. Hasta que un día comprendí lo que significa para mí ser interno escribir, y me puse a hacerlo seriamente, sumándole el objetivo de crear algo propio, mi primera obra publicada. 

La Visión es una obra que empezó siendo otro libro, avanzado, escrito y editado hasta que un día sentí que había que darle un giro y fue cuando apareció el título que menciono. Al sentir que "La visión" era el título pude imaginar la portada, el contenido y todos sus capítulos. Realmente fue una aventura mágica y una obra que me recuerda quién soy y hacia dónde apunto. 

240708473_328532312354554_7886737904932660266_n.jpg

Gisela Lupiañez

LA CANCIÓN DE LA LUNA

Mi primer diario personal lo escribí a los diez años, allí esbozaba pequeñas poesías o cuentos. En el 2012, uno de mis cuentos ganó el certamen “La docencia te cuenta”, de mi provincia, Mendoza. Fue como «Wow, a alguien le gusta lo que escribo». Y empecé a tomármelo en serio. Publiqué varios relatos en revistas digitales, hasta que en el 2016... mi vida se rompió. Mi compañero desde hacía veinte años nos abandonó, a mí y a nuestros hijos, de un día para otro, sin explicaciones. La escritura me salvó de caer en la depresión que amenazaba cada uno de mis días. Me dio un motivo para levantarme, para empezar a hacer talleres y a dictarlos, conocer gente nueva. Para darle fuerza a un nuevo sueño, y empezar desde cero, a pesar del dolor. Irónicamente, sumergirme en mis novelas se volvió mi cable con la realidad.

"La canción de la luna" nació como un pequeño cuento en medio de un taller de escritura, con la consigna de invertir los roles tradicionales del Cielo como algo bueno y el Infierno como algo malo. Se convirtió en una novela cuando descubrí que los personajes tenían mucho más para decir de lo que entraría en las páginas de un cuento corto. El bosquejo inicial de su estructura durmió en las profundidades de la memoria de mi computadora durante mucho tiempo. El momento de retomar esta historia llegó entre mucha bronca, rabia e impotencia, debidas al femicidio de una niña de 14 años que sucedió en Mendoza. Una sola persona dio importancia a los gritos de ayuda de la niña y avisó a la policía. La policía no acudió. La niña fue violada y asesinada. Rescaté ese primer bosquejo, creé un mundo, diseñé los personajes y encaré la escritura del primer borrador, queriendo ver hasta dónde me llevaban sus personajes. Resultó que Amaral, Nikora, Valeria, Olivia y Lauren tenían mucho para decir acerca de nuestra realidad, aunque vivan en el mundo distópico que creé para ellas. La canción de la luna explora la idea de que el amor puede salvarnos del dolor. El amor de los amigos, la familia y la pareja. Es una novela distópica, por lo que sus protagonistas se enfrentan a las peores soledades y pesadillas.

20210421_222531.jpg

Paloma Beretta

LAS HERIDAS DAN ALAS

Cuando era pequeña mis papás me compraban los famosos "diarios íntimos", eso me motivó a escribir mi día a día. Con los años se fue generando un hábito. De más grande lo utilicé a modo de descargo. Si me pasaba algo malo o si me sentía frustrada por alguna situación, escribía hasta que me sintiera más tranquila. 

Una vez una amiga me dijo "con todo lo que te pasó podrías escribir un libro". Esa idea estuvo en mi mente varios años hasta que por fin me decidí a hacerlo. Primero lo vi como una forma de dejar atrás todo aquello que me había lastimado. Pero en el trayecto me di cuenta que mi historia también podía ayudar a otras personas y eso fue lo que más me motivó a publicarlo.

20210412_022043.jpg

Martina Solveyra

PUPILAS DESNUDAS

Comencé a escribir cuando tenía 18 años, por lo general siempre escribía cuando me sentía triste, algo perdida, siempre me llevé por la frase “rómpele el corazón a un artista y te dará su mejor canción”. En mi caso, ¡mi mejor versión! Me encontraba en un estado sentimental muy intenso y escribía en hojas en blanco lo que me gustaría decirle a esas personas, en muchos casos lo borraba o tiraba, hasta que una vez, empecé a escribirlo en las notas del celular. Me daba cuenta que tenía un montón de textos para personas anónimas y empecé a jugar con la escritura, no me arrepiento de nada, hoy me veo siendo una mujer feliz por mi elección. 

Me impulsó todo lo que viví. Sentía la necesidad de poner en palabras toda la intensidad y esa mirada dependiente del amor que tenía. Pupilas desnudas se lleva de mí un ciclo o una niña aprendiendo a amar, el significado  trata de unos ojos mirando con ternura el amor en entrega total a un mundo desconocido, donde admito que no me cuidé muchas veces, lo tomé como terapia para cerrar un ciclo de experiencias tanto malas y buenas, en Pupilas desnudas se va una parte de mí.

20210306_103456.jpg

Alexander Pontiac

EL GOLPE

Comencé a escribir alrededor de los diecisiete años, desde muy chico me fascinó la creación de historias, muy influenciadas por películas, series y videojuegos. Decidí escribir para mí mismo, para poner en palabras todas las ideas que tenía en mi cabeza. Siento que de esa manera dejo atrás esas ideas, y le doy lugar a ideas nuevas.

“El Golpe” fue la primera idea que recuerdo que tuve relacionada a la escritura, a la edad de once años, y si bien nuevas ideas fueron surgiendo a lo largo de los años, la saga de “Los Reinos de la Madre” era todo lo que tenía en la mente, cuando decidí comenzar a escribir era lo único con lo que podía empezar.

Antonella Mancuso

Antonella Mancuso

MEMORIAS DE UN ALMA (Trilogía)

Si bien desde pequeña me gustaba leer, nunca se me había ocurrido adentrarme en la escritura, quizá a veces por falta de tiempo, uno prioriza otros temas de la vida diaria. Pero dada esta pausa que nos puso la vida mediante la pandemia y el aislamiento social, tuve tiempo para mí y para unirme a este mundo maravilloso, del cual logró salir una increíble trilogía. Lo que más me motivó a hacerlo fue justamente el tiempo de sobra para pensar, leer y meditar sobre mi vida en particular, y todo lo he logrado en estos treinta años. Es por eso que decidí compartirlo en mis libros.

Hace más de diez años que estudio las leyes y principios que rigen este universo maravilloso, y si bien aún me queda mucho por descubrir, quiero que el mundo comience a despertar y tener la vida que realmente merece. Sin quejas, ni enfermedades ni sufrimientos. A pesar de que siempre pasemos por dolores, el sufrimiento es opcional, y no todos saben esto y cómo funciona ni cómo aplicarlo en sus vidas. Por lo cual, la trilogía es un manual completo de alquimia emocional que logré descubrir y poner en práctica bajo mi total experiencia.

20210319_083130.jpg

Patricio Escobar

MEDIANOCHE EN PAMPA Y LA VÍA y EL LIENZO

Comencé a escribir en algún momento de la secundaria sin duda. Pero yo considero que más que un escritor soy un lector. Y el motivo fue ese, un buen libro que me inspiró. Cuando escribo, en general, lo que quiero es sorprender y emocionar a quien lea mis obras porque eso es lo que busco en una lectura, pero en ocasiones también intento escribir cosas para pensar y cuestionar la propia realidad, aunque esto último suele ser más complicado de lo que puede parecer. Creo que las palabras indicadas en el momento indicado tienen la fuerza para cambiar una forma de pensar. Y opino que en la manera en la que pensamos influye intrínsecamente en nuestra disposición de hacer del mundo un lugar mejor. Todos podemos mejorar el mundo en algún aspecto y a veces solo necesitamos las palabras indicadas que motiven nuestra voluntad de hacerlo.

20210127_115342.jpg

Micaela Fábrega

MI PROPIO OCÉANO

Desde muy pequeña, a los siete años, me regalaron mi primer diario íntimo, ahí empecé a escribir y nadie me pudo parar. A medida que fui creciendo amaba crear historias o escribirme cartas y guardarlas para cuando las necesitara, siempre amé poder encontrarme en ese mundo.

"Mi propio océano" arrancó en diferentes etapas que fui atravesando, nunca lo inicié como un proyecto de libro, pero a medida que continué escribiendo decidí darle un cierre a todo lo que fui experimentando. Me costó animarme a transformarlo en esto que es hoy, y mostrar mis emociones latentes en cada hoja, pero concluirlo fue algo luminoso y espero que así sea para quien lo lea.